Condicionamiento a la prohibición de presentarse al lugar de trabajo en estado de embriaguez o bajo la influencia de narcóticos o drogas enervantes

Mediante sentencia C636 de 2016 la Corte Constitucional condiciona la aplicación de la disposición contenida en el articulo 60 del C.S.T., en cuanto a la prohibición a los trabajadores de presentarse al lugar de trabajo en estado de embriaguez o bajo la influencia de narcóticos o drogas enervantes, bajo el entendido de que solo se considerará una falta laboral cuando dicho consumo afecte de manera directa el desempeño de las funciones y actividades laborales del trabajador. Este pronunciamiento no debe ser tomado a la ligera y entenderse que en adelante la conducta no será sancionada, por lo que a continuación explicamos los principales puntos a tener en cuenta:

DERECHO AL TRABAJO

Concluye la Corte que la disposición esta planteada de una forma tan amplia que vulnera el derecho fundamental al trabajo, el cual tiene relación directa con otros derechos fundamentales como el mínimo vital.

LIMITE AL PODER DISCIPLINARIO DEL EMPLEADOR

Este poder no puede ser ejercido arbitrariamente y tiene específicamente dos limites: 1. El respeto a los derechos fundamentales el trabajador y 2. Debe ejercerse únicamente sobre conductas que tengan incidencia en la labor desempeñada.

CONDICIONAMIENTO DE LA NORMA

En su redacción actual la prohibición dispuesta en el articulo 60 núm.. 2 del CST resulta demasiado amplia por lo que se hace necesario restringir su alcance para no afectar de manera injustificada la autonomía de los trabajadores, ya que existen situaciones en las que el consumo de las mencionadas sustancias puede no afectar la seguridad de los trabajadores ni su desempeño laboral. En conclusión esta prohibición no recae en el sujeto sino en la potencial afectación que esta conducta pueda llegar a tener en la labor contratada.

MANEJO PRACTICO

Se deberá ajustar los reglamentos internos de trabajo limitando esta conducta a situaciones que afecten la seguridad de las personas, cosas o el cabal desempeño de funciones. Se deberá continuar manejando estos casos de conformidad con los procedimientos y políticas internas en cuanto a disciplina existentes en la empresa. Agotada la etapa de investigación disciplinaria se deberá valorar la situación particular y se determinará la decisión a tomar de acuerdo a lo probado dentro del proceso.

En conclusión con el solo hecho de que un trabajador asista a prestar sus servicios habiendo consumido o estando bajo los efectos del alcohol u otras drogas enervantes o alucinógenas no constituye una falta disciplinaria. Deberá probarse la afectación de este estado en la seguridad de las personas, cosas o en el cabal desempeño de funciones para que se considere una falta laboral y una justa causa para terminar el contrato de trabajo.



Rosalyn Ahumada Rangel
Abogada
Especialista en derecho laboral